martes, 26 de mayo de 2009

INFLUENZA Y 2010



—Entre la Doctrina del Shock y la doctrina del show—



1. SEIS PERSPECTIVAS



Las investigaciones en torno al virus porcino están abarcando todos los aspectos. Diversas organizaciones y algunos periodistas e investigadores han hecho un excelente trabajo. Gracias a ellos, y pese a la desinformación que ha generado el gobierno mexicano, tenemos un panorama más completo de lo que está pasando en nuestro país y en el mundo. Básicamente hemos observado por lo menos seis perspectivas generales en toda esta campaña de alerta sanitaria: 1) La INSUFICIENCIA GUBERNAMENTAL en materia de salud pública. 2) El DETERIORO AMBIENTAL en las regiones porcícolas. 3) Las dudas en cuanto al ASPECTO BIOLÓGICO de los virus: su naturaleza, su comportamiento y mutaciones. 4) El cuestionamiento al modo de PRODUCCIÓN CAPITALISTA, que sólo busca lucro, tanto en la economía de extracción, como de transformación o servicios. 5) La MANIPULACIÓN POLÍTICA para el control de masas desde los medios de comunicación, y como distractor social. Y 6) El BIOTERRORISMO de la manipulación genética como arma biológica, maquinado especialmente desde los Estados Unidos para el control demográfico.



2. CUESTIÓN DE ENFOQUES



Quienes piensan que las reformas legales pueden hacer más humano al actual sistema capitalista, preferirán las tres primeras perspectivas; no así quienes luchamos contra dicho sistema. Es cuestión de enfoques. Así, quienes creen que el sistema capitalista puede ser justo, enfatizarán la insuficiencia gubernamental, y lo mismo hará el político de oposición. A los ecologistas les interesará más el deterioro ambiental. Los médicos le darán importancia a la enfermedad de la influenza, al aspecto biológico del virus y nos explicarán todo sobre esos bichos. Quienes luchamos por el socialismo, el comunismo o el anarquismo, criticaremos el modo de producción capitalista, la manipulación política de las masas, el bioterrorismo, y veremos que todo esto pone al descubierto el verdadero rostro del sistema capitalista, su perversidad, su inoperancia y su carácter destructivo. Por su parte, los políticos que se encuentran en el poder, participarán activamente en la campaña de la desinformación y la manipulación mediática. Cada quien enfatizará el punto de vista donde está situado.



3. 2010, PUNTO DE EBULLICIÓN




Todos estos enfoques son reales y hacen más completa la verdad, aunque no sepamos bien en qué proporción. Sin embargo, aquí enfatizaremos la manipulación política de la influenza, ya que nos permite ver más claramente la raíz de todos los males: el sistema capitalista, en un México muy próximo al año 2010 como punto de ebullición social. Ahora que los logros de las luchas sociales han sido traicionados y no existen ya, ese año cobra más significado por ser el bicentenario de la independencia y el centenario de nuestra revolución mexicana. Y el presidente Felipe Calderón se prepara para afrontarlo pues prevé que no será un año de festejos y júbilo popular, sino de protestas y nuevos levantamientos sociales. Tanto el gobierno de los Estados Unidos como el poder del capital conocen bien esta coyuntura histórica de los mexicanos y ven amenazados sus intereses. Tal es su temor y la fuerza del descontento popular, y tan real la posibilidad de que el presidente sea derrocado, que han decidido mantenerse en el poder por la fuerza, militarizando al país y sometiendo a la población. Han optado por la dictadura militar. La alerta sanitaria de la influenza porcina viene a ser parte de esta introducción al miedo, para el control de masas y la imposición de las medidas neoliberales.



4. LOS MIEDOS DEL PRESIDENTE



No es imaginario lo que avizora el presidente. Su miedo tiene mucho fundamento pues desde hace años se cuece en la lumbre el descontento popular. Es el descontento por la “dictadura perfecta” del PRI en las elecciones del 2000, frustrado con el siguiente fraude electoral y las desigualdades sociales en aumento. Es la movilización obrera que ve pisoteados sus derechos en fábricas y minas. Es el descontento de los campesinos empujados de sus tierras hacia el precipicio de la pobreza. El descontento por la inseguridad pública, manifestada en multitudinarias marchas. La represión a los movimientos sociales, con saldos de muertes y encarcelamientos injustos. Son las leyes torcidas al mejor postor. La desesperanza de los desempleados. La ira de los maestros manipulados por su dirigente sindical. La impotencia de los estudiantes rechazados en las universidades. La impotencia de las familias desalojadas de sus asentamientos, derribadas sus casas, robadas sus pertenencias por la policía o el ejército. Es la rabia por las violaciones y asesinatos del gobierno. La rabia de ver traicionada la patria, regalada al extranjero. El desprecio a las culturas indígenas que en el 2001 entraron al Congreso de la Unión, pese a la oposición del entonces diputado Felipe Calderón. Un especie de tsunami social se yergue sobre su azorada cabeza.



5. LA DOCTRINA DEL SHOCK




Y ahora, indigna la manipulación de los medios con la alerta sanitaria, que más allá de un ensayo del control de masas, es la práctica directa de la “Doctrina del Shock”: la gente obedece más fácilmente cuando tiene miedo, explica la periodista estadounidense Naomi Klein. Esto, impulsado por los medios de comunicación mediante lo que podemos llamar, la “doctrina del show”: alarmismo, desinformación, parcialidad de los hechos, solemnidad oficial, amenazas, epidemia informativa. Ambas doctrinas van de la mano. Así, mientras diversos sectores sociales buscan establecer escenarios de desobediencia civil para derrocar a Calderón, éste hace lo contrario, estableciendo un escenario de miedo para la obediencia y la sumisión, apoyado en todo momento por los dueños de la radio, la televisión, y por todo el aparato de gobierno. Mientras la sociedad lucha por unirse y sumar fuerzas, Calderón fragmenta, divide e individualiza a la población encerrándola en sus hogares: ¡ni se toquen! La alerta sanitaria fue su primer toque de queda como dictador. Una guerra calculada para ganarse, para generar credibilidad y aceptación a la figura presidencial, pero que ocasionó todo lo contrario. Ahora no tendrá otra opción que incrementar esta política del miedo hasta que culmine su gobierno. Pero tales medidas están significando una tapadera de presión a este México que se encuentra casi al punto del hervor, acelerándose la inconformidad social.



6. EL RESPALDO “MORAL” DE LA OMS




Por otro lado, es evidente que el gobierno de Felipe Calderón no actúa solo, sino impulsado por el gobierno estadounidense que lo instaló al mando de los mexicanos. A nivel nacional e internacional han manejado todos los hilos del poder para llevar a cabo tan grotesca y vergonzosa campaña de la influenza porcina. Instituciones que debieran ser nobles y apegadas al aspecto científico, como las de salud, han sido manipuladas y ensuciadas por esta campaña. Ante la creciente incredulidad de la gente, han tenido que magnificar el problema a nivel mundial para aparentar la seriedad del asunto y convencer a la población de que no es un engaño. Se han dado a la tarea de buscar desesperadamente a personas infectadas o muertas por la influenza porcina, y al no encontrarlas, las han diagnosticado como tales; una muestra de ello se les escapó en entrevista por televisión a un familiar de los afectados. El respaldo “moral” a toda este teatro lo viene a dar la Organización Mundial de la Salud (OMS), naturalmente controlada por los Estados Unidos desde la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Esto nos da una idea de la importancia que tiene México para quienes controlan este sistema.



7. EL SISTEMA PERVERSO



El pueblo consciente no puede sino ver con admiración la degradación política y el tamaño del miedo, tanto en el poder como entre la población sometida. Por otra parte, el pueblo educado en la televisión se ha engullido toda esta campaña de la influenza porque no puede pensar que haya gente capaz de manejar las políticas públicas de manera tan oscura y perversa, no cree que tanta maldad sea posible. Pero lo cierto es que los capitalistas acudirán a todos los medios posibles para proteger sus intereses y son capaces de cualquier atrocidad. Inútil hablar de ética cuando se trata de preservar este sistema. Así como llegan al poder, así lo ejercen, valiéndose de todas las artimañas posibles. La desinformación, el engaño, es lo más noble que se les conoce. Y no deja de escandalizarnos, porque muchos todavía nos preguntamos cómo alguien puede actuar así, ¡y cómo han podido lograrlo! La propiedad de los medios de comunicación ha sido imprescindible. Para nuestra suerte, en el 2010 México no recibirá Juegos Olímpicos ni campeonatos de futbol ni certámenes de Miss Universo que distraigan a la población, la doctrina del show tendrá que inventar otra cosa: otro chupacabras, otros náufragos, otros ovnis, otros virus… o tal vez nos traigan alguien del Vaticano.



8. LOS LEGISLADORES SE PROTEGEN




Igualmente, la manipulación de las masas ha servido para distraer a la gente de los grandes problemas nacionales, y para avanzar en las reformas legales a favor del capitalismo y la dictadura militar, sin que la población se atreva a protestar. El allanamiento de domicilios, las intervenciones telefónicas o del internet, y todo lo que han hecho ilegalmente, ahora lo harán con más impunidad al amparo de La Ley de Seguridad Nacional, iniciativa de Calderón, cuyo fin es controlar a la población disidente de su gobierno: a los luchadores de izquierda, a los adherentes de La Otra Campaña, a todos aquellos que se oponen al capitalismo, a todos los desencantados de los partidos políticos que ya comienzan a pensar en otra forma de hacer política. Claro, dichas reformas no han encontrado mayor oposición entre los legisladores, ya que son para ellos, para protección de toda la clase política y empresarial. Porque toda ella está desacreditada en este país, y no pocos se encuentran sentenciados por el pueblo para el 2010. El presidente Calderón, desde que asumió el poder, se dio cuenta de la gravedad de su travesura electoral y entendió que está en juego su pellejo: “son ellos o nosotros”, ha dicho alguna vez para justificar la militarización del país. Y sí, en eso tiene razón, son ellos o nosotros.



9. LA PERSPECTIVA BIOTERRORISTA



Lo que hemos visto en abril y mayo podría haber sido una farsa en términos de la epidemia. Pero en otro momento la epidemia puede ser real, y esto es lo que preocupa en el escenario del 2010. Ante la impotencia para contener la inconformidad social, Calderón podrá usar estas medidas de “control sanitario”. Porque si ese control fue posible manipulando cifras irrelevantes, mucho más lo sería con una epidemia de verdad. En efecto, las autoridades ya han anunciado un rebote del virus de manera más grave y avasalladora hacia noviembre o diciembre de este año. Y desde ahí, podrían seguir este tipo de medidas hasta el 2012. Sin embargo, el virus también tiene olfato político y ha decidido apaciguarse para que la gente salga a votar, después volverá. Es cuando echamos mano de la perspectiva bioterrorista, pues bien sabido es que existe y ha sido utilizada contra países como Cuba y China. Significa provocar enfermedades a propósito, con el fin de disminuir la población y controlar su voluntad. Este escenario de epidemia real intentaría disolver todo intento revolucionario en México, impidiendo la concentración de masas, que acaso sea la principal fuerza del pueblo y es incontenible para el gobierno federal. Pero lo que más preocupa no son las muertes por una epidemia real provocada deliberadamente, que pueden ser miles o no sé si millones, sino la continuidad del sistema capitalista, la explotación, el sometimiento de la gente, y la resignación a vivir como esclavos. Eso es lo verdaderamente triste, el espíritu apagado y la total ausencia de horizontes.



10. EL 2010 YA COMENZÓ



La trascendencia mundial que se le ha dado a la gripa se ha vuelto una comedia. Y muchos países cayeron en este juego porque saben que detrás de todo este show mediático está latente una amenaza terrorista de veras. Con lo que hemos visto, es posible que una Doctrina del Shock se esté planeando a nivel mundial desde las más altas esferas de la perversidad, mediante ataques bioterroristas, especialmente en los países donde existe mayor pobreza e inconformidad social, o donde peligra el estado neoliberal, desinformando y escandalizando a los pueblos en los medios de comunicación. Esta amenaza tendrán que tomarla en cuenta las organizaciones mexicanas que ya están viendo cómo arrebatarles el país en el 2010 a las mafias que se encuentran en el poder. Puede llegar a ser un obstáculo. Sin embargo, la historia nos está ayudando mucho a los mexicanos, y nos ha puesto ese año en bandeja de plata, en condiciones que difícilmente pueden mejorarse para un levantamiento nacional. Es tarea de las organizaciones crear las condiciones que lo hagan posible. El 2010 ya comenzó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario